Bienvenidos a nuestro Blogg

Esperamos que disfruten de este momento con nosotras y que experimenten el amor y la providencia del Amor Sacramentado en esta pagina.

Apología Adoratriz. ¿Por que la Pía Unión?




  • La misión de la Orden de las Adoratrices Perpetuas se funda en la Eucaristía, “Fuente y culmen del culto de la Iglesia y de toda la vida cristiana”, y de ella toma su propia fisonomía y su espíritu característico… Art 22.
    Dice San Pablo: Sepan dar razón de su fe, a nosotras adoratrices nos invita a saber dar razón de nuestro carisma, y es que, por diversos acontecimientos, nos hemos dado cuenta de cuan desconocida es nuestra Orden Monástica. Y no podemos culpar a nadie de esta confusión, ya que el ser humano, siempre tenderá a asociar aquello que le parece semejante, asi que es nuestro deber, conforme a l ART 3 de nuestras constituciones: La Orden se compromete a permanecer fiel a su patrimonio espiritual- heredado de la fundadora y aprobado por la iglesia- acerca de la intención y los proyectos de la Fundadora misma, acerca de la naturaleza, fin, espíritu y carácter del Instituto, como también a sus sanas tradiciones; así mismo a realizar, según las directivas de la iglesia, aquella renovación que exigen los tiempos.
    No solo para que sea comprendido por ustedes sino principalmente para reavivarlo y profundizarlo en nosotras mismas. Es pues una necesidad de nuestro tiempo el confrontarnos con el ideal de nuestra fundación y la realidad misma de nuestro vivir cotidiano. Dicen que los momentos más difíciles de la Iglesia, constituyeron una sacudida providencial, permitida por el Espíritu Santo, para hacerla volver a la ortodoxia y coherencia con lo que Cristo enseño. Así nosotras adentrándonos, podaremos y removeremos la tierra para que en su momento, podamos dar verdaderos frutos de Santidad. Esta es una Orden de vanguardia y del todo distinta a las órdenes que habían sido fundadas, este nuevo concepto es del todo revolucionario, ya que la adoración no es un mero acto de piedad que adorne o complemente el carisma, sino que es el carisma mismo. Nuestra Beata Madre, comprende el sentido de la adoración en espíritu y verdad, percibiendo la grandeza y magnitud de este Sacramento y funda por mandato Divino, una Orden en la que estén totalmente dedicadas al culto eucarístico y que como ángeles vivan siempre buscando su alabanza y que de todos sea conocido, adorado amado y agradecido en este Santísimo y Divinísimo Sacramento. Promover el culto eucarístico, no se limita solo a la adoración de Jesús oculto y expuesto en el pan Eucarístico, ya que esta es solo la continuación del mayor acto de culto y adoración que pudiere haber: La celebración Eucarística, fiesta del misterio pascual. Pero, ¿Cómo lograr tan magna obra? ¿Cómo romper, con el concepto tradicional de Orden Monástica? Nuestra Bta. Madre confiada en Jesús Eucaristía que es quien la inspira y se lanza, dejando la orden a la que pertenecía, cortando todo vinculo, para lograr en plenitud, el mandato divino. Es así como busca una regla que se acomode al espíritu y fin de esta nueva sociedad, de vida claustral, pero con un elocuente testimonio de vida eucarística y promoción del culto entre los fieles que las ven vivir. Por ello, escoge la Regla de Nuestro Santo Padre Agustín, y no la de San Francisco que era a la que pertenecía. Ya que esta Regla se ajusta perfectamente al ideal eucarístico: La Regla del amor Divino y fraterno, de la oración continua, y la que baja hasta los mínimos detalles del comportamiento de un Monje entre los fieles. Si, esta es la que permite vivir en la pobreza, pero darle todo el esplendor posible a la celebración y culto eucarísticos y que consiliaria vida contemplativa y claustral y un elocuente testimonio público, ya que en esta regla los monasterios son urbanos, a diferencia de los otros monasterios rurales, habían de estar totalmente alejados de la sociedad, y si alguno estaba dentro era porque las circunstancias los habían llevado ahí, pero no como parte implícita de su carisma, pero con nosotros era necesario vivir en las poblaciones para que los fieles tuvieran acceso al culto; y así, sin traspasar los límites de la clausura, nuestra Bta. Madre nos pone como en cristales donde los fieles, al participar de algunos actos litúrgicos, pudieren mirar con cuanto amor y dedicación, su Monjas, participan y adoran a Jesús en las celebraciones litúrgicas… La fundación nació, pues bajo la guía y directa del Santo Padre . Y el Instituto tenia la característica peculiar de ser una orden monástica contemplativa de clausura papal. El Sumo Pontífice animo a Sor María Magdalena a difundir ampliamente el culto eucarístico también entre los fieles. El instituto quedo aprobado junto con la Constitución. …Estaba expuesto el Santísimo al Publico en la Iglesia del Monasterio de Santa Ana en el Quirinal, tal como se le había concedido a Sor Ma. Magdalena de la Encarnación para los domingos y fiestas de precepto, desde el tercer domingo de septiembre de 1807. Una obra tan bonita y necesaria como esta no la hay _dice el Papa.
    Si se necesitaba vivir dentro de la población no como opción sino como obligación, para causar curiosidad, novedad, confrontación y para dar principalmente a quien lo necesitare un oasis donde descansar… Habrá quien pueda decirnos: Pues bien, siendo así, entonces salgan, necesitamos catequistas y predicadores comprometidos, que vallan más lejos, y este razonamiento es comprensible y lógico propio de quien no ha comprendido aun la belleza, amplitud, novedad y profundidad de nuestro carisma. Nuestra catequesis y predicación están en permitir que los fieles participen en determinados actos litúrgicos, particularmente la Eucaristía y desde ahí con nuestro testimonio penetrar los corazones y emularles a la adoración perpetua con un testimonio de vida y amor por la eucaristía y por el hermano. Hnos. muy amados es esto o que precisamente hace que nuestra Orden sea siempre actual y necesaria, pues el adorar, reparando dando gracias, intercediendo y dando a conocer la presencia Sacramental y real de Jesús siempre será indispensable para el sostén de la humanidad misma. Y a esta necesidad es a la que responde una Adoratriz, ya que al ser consagrada, cada acto se convierte en una rendida y amorosa adoración a Jesús y nuestra mirada, sonrisa y aliento son para gloria y honor de este Sacramento… El color del hábito mismo, la Adoratriz proyecta la obra del todo nueva, impulsada por un amor eucarístico; blanco y rojo, sangre y agua, pan inmaculado, martirio cotidiano. Alzo revuelo en su tiempo por elegir colores tan llamativos y festivos, ya que todas las ordenes, eran caracterizadas por tonos oscuros y claros que significan penitencia y austeridad, y el nuestro pasión, pureza, entrega amorosa, alegría continua, vida. Una Obra en la que se pide insistentemente por Nuestro Santo Padre y sacerdotes, ya que son los que hacen posible, por la gracia de la unción sacerdotal, gozar del Sacramento admirable de redención, consagra por ellos, y más aun, ya que es el Sacramento de la unidad, se convierte en una orden en pro del ecumenismo, que suplica vehementemente la unidad de los Cristianos, para que al mirar nuestra comunión fraterna, otros desean vivir lo mismo y cada vez mas darlo a conocer a todo el mundo. Os pedimos … Oh Jesús… que nos deis una fe viva en vuestra presencia real en este sublime Sacramento, a fin de que estando convencidas de ella y , plenamente compenetradas, podamos conocernos en el, adoraros y amaros… como también propagar en toda la cristiandad la adoración perpetua de Vos, Señor Nuestro Sacramentado… y que con vuestra gracia… en el mundo… ( Todos los hombres), os adoren en espíritu y verdad, en este Sacramento de amor, hasta la consumación de los siglo. Así sea”.
    Si hemos de vivir solo para Dios en bien de la Iglesia y del mundo entero. Solemnizando y poniendo el mayor esplendor en los día en que celebramos los misterios de nuestra fe, y es cuando con mayor empeño procuramos la participación de los fieles. La estructura misma de los templos y oratorios ha de ser de tal forma que simultáneamente, le Adoratriz y los fieles, sin pasar los límites de la clausura puedan juntos y al mismo tiempo adorar a Jesús en su totalidad y unidad en el Misterio Eucarístico. La Historia misma muestra como esta obra a sido valorada por las poblaciones en que se funda y como simultáneamente nace la tercera orden llamada Pía Unión, que vive nuestro carisma, también conciliando acción y contemplación, llegando a donde nosotras no llegamos físicamente para promover el culto Eucarístico. Así que evitar que los fieles participen en la eucaristía o en algunos de nuestros actos litúrgicos, viniere de donde viniere, ya sea por parte de los mismos miembros de la comunidad adoratriz o del clero; es tanto como se ha prohibido en la Historia de la Iglesia el culto público. Aquellos que no conocían la fe verdadera y como o hiciera Calles en nuestra nación, y causaría en el carisma la misma herida, martirio y mutilación de una parte fundamental. El único y mas alto fin de nuestra fundación que de fondo tiene, es hacer que todos gocen del bien, consuelo misericordia y amor que Dios Padre nos derrama a través de su hijo Nuestro Señor, haciéndose nuestro compañero de camino, en cada instante de nuestra vida, en cada persona dentro de la historia hasta el fin del mundo. Mirad que amor nos ha tenido el Padre, dándonos a su Hijo para que tuviéramos vida y vida en abundancia. La siguiente oración hecha por las adoratrices al cambio del turno de la adoración lo expresa majestuosamente.
    Señor Jesús verdadero Hombre y verdadero Dios, yo creo que estas realmente presente aquí en la Santísima Eucaristía, Sacramento permanente de tu Iglesia Sagrado Convite, en el cual se nos participa la gracia de tu sacrificio y nos es dada la prenda de tu futura gloria Te Adoro profundamente y deseo amarte con todo el ardor de mi corazón, junto contigo y en unión con la Iglesia, intento rendir gracias al Padre en el Espíritu Santo por los inefables bienes que el bondadosamente, da a los hombres en la creación y en el misterio pascual Quiero unirme a la reparación de los pecados de todos los hombres por cuales te ofreciste sobre la cruz al Padre reconciliando la humanidad con él. En tu nombre, pido el advenimiento del reino de Dios, que todos los hombres te conozcan, camino, verdad y vida y vengan a ser un pueblo reunido, en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo amándose los unos a los otros como tú nos amas o Señor. Amen

    1.- ¿QUE ES LA PÍA UNIÓN?

       La "Pía Unión" de Adoradores Seglares es una asociación, que según el nuevo Derecho Canónico en sus números 301 y 303, pertenece al grupo de asociación privada dentro de las llamadas órdenes terceras o pías uniones.

    Depende en su espíritu y animación de la orden de Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, extendida en todo el mundo.


    2.- FIN DE LA PÍA UNIÓN

    a)  Rogar por la santa Iglesia, por el Papa y sus intenciones, por los Obispos y Sacerdotes.

    b) Unir a todos los fieles en la grande obra de la adoración perpetua y de la Exposición de Jesús en el Sacramento de su Amor.

    c) Reparar las innumerables injurias que Jesús recibe en el augusto sacramento, de tantos cristianos ingratos, los cuales le ultrajan profanando las iglesias y recibiéndole sacrílegamente. 

    d)  Promover el culto. gratitud y desagravio a la Divina Eucaristía.

    e)  Procurar el bien espiritual de sí mismo y del prójimo; y en caso de enfermedad, sugerirles reciban a tiempo los santos sacramentos.

    f)   Combatir el ateísmo y la indiferencia religiosa con la oración constante, la instrucción religiosa, lectura de la Sagrada Biblia y una vida llena de santidad, buscando siempre la ayuda de la Sma. Virgen María.

    3.- BIENES ESPIRITUALES

       Los socios participan de todos los bienes espirituales de las monjas adoratrices: Misas, Oficio divino, Oraciones, Sufragios, Limosnas, Penitencias, etc. Gozan de este privilegio, aún después de su muerte.

       La adoración de la Eucaristía, goza también del valor importantísimo de las indulgencias.

        Para conocer estos bienes espirituales, veamos lo que nos dice el Nuevo Derecho Canónico, acerca de las indulgencias.

       "La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal merecida por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel, dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con su autoridad, el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos" (Canon No. 992).

       "La indulgencia es parcial o plenaria, según libera de la pena temporal debida por los pecados, en parte o totalmente" (Canon No. 993).

No hay comentarios: